El día pasado me llamaron de la tv para hacerme un par de preguntas sobre la astrología, sobre el perfil de personas jóvenes que querían saber sobre su futuro y el nivel de ansiedad que tenían cuando venían a consulta. Yo accedí dejando claro que solo participaría si el vídeo no trataba mal a la astrología, que se separase de esa imagen oscura, de oráculo y tan fea como el horóscopo y todas esas historias. La astrología es seria y como tal debe de ser tratada. Me dijeron que era un pequeño reportaje sobre los jóvenes de ahora y su relación con la astrología.

Vinieron a donde paso consulta a grabar y todo fue sobre ruedas, gente maja y agradable interesada en las cartas natales, en como se hacían, en su desarrollo… A la hora de hablar fui clara en mi postura, la sociedad enfoca a la astrología como una disciplina o arte que predice el futuro pero no es esto lo que los jóvenes andan buscando, por lo menos no en mi consulta. El perfil de las personas que vienen son gente formada, con estudios, carreras y bien posicionadas, gente curiosa, de mente abierta, en busca de nuevas posibilidades, no quedándose en el camino marcado por la sociedad o por los padres. Son personas que no son conformistas, que buscan un conocimiento profundo de si mismo, un desarrollo personal, el comprenderse y comprender las actuaciones que hace que hagamos una y otra vez lo mismo.

Hay padres que hacen la carta a su hijo para entender mejor su naturaleza y no pedirle peras al olmo. Tanto los jóvenes como los más mayores preguntan sobre sus parejas, trabajos, ligues, profesión, salud… no para saber su futuro sino para comprender la situación que viven. Sólo así podrá haber un cambio real. Se busca un sentido de vida.

Las personas que vienen a la consulta vienen con ilusión, con ganas de saber. Muchos de ellos han leído libros o artículos sobre la materia (que es lo que debería de hacer una persona antes de hablar de una materia). En definitiva son personas curiosas por naturaleza, que no se conforman con lo que le dicen los demás. Son investigadores natos. Suelen escuchar atentamente la información que se les brinda porque es diferente a lo que se le suele dar en otras partes. Gracias a ello suelen poner conciencia en los puntos fuertes. Buscan entenderse y saber porque les pasa lo que les pasa.

Esta idea es lo que transmití a la que gente que vino a verme, quise poner luz en algo que es tan sombrío, tan denostado y tan marginado como la astrología que se piensa aun en el horóscopo de la última página de las revistas (que estoy de acuerdo que es una tontería).

Cuando he visto el reportaje casi me caigo para atrás. No me quejo de como me sacaron a mi, o de los trozos de mi mini entrevista, pero el contexto era deplorable. Personas de la calle que dicen que la astrología es una tontería, de personas incultas, que los «millenials» van mas a estas cosas porque están inseguros de su futuro y para más inri el título del reportaje era «La videncia está en auge». Esto no es el mejor marco para exponer de una manera objetiva y neutral como se trabaja y se desarrolla esta disciplina. Ni ninguna otra ya que se parte de la premisa de que todo es un fraude, de que son tonterías. No me conocen y ya me han matado.

Lo mejor de todo fue cuando la presentadora introdujo el reportaje como algo «frívolo». Como se nota que no saben de lo que hablan, ¿Donde está la frivolidad cuando se habla de las cosas más intimas de la persona? Temas como el abandono, la soledad, abusos, malos tratos, sentido de vida, tristeza, depresiones, etc, etc, no creo que esto sea muy frívolo, ¿pero que saben estas personas?Nada, porque nunca se ha hecho una carta, ni querrán porque se mueren de miedo.

No me preocupa lo que opine la sociedad pero me preocupa el nivel de periodismo de este país. ¿Como puede exponer un tema sin tener ni idea de lo que se está hablando?. El programa pone a 5 personas para comentar los temas de actualidad así que por lo tanto se presupone que esas personas saben absolutamente de todo, como para abordar 12 reportajes, cada uno de un tema diferente… que suerte tienen, que saben de todo, o que mala suerte tiene esta sociedad porque nuestros lideres de opinión, tienen una opinión como la puedo tener yo sobre aeronáutica, es decir, «a oídas», y eso es lo más peligroso que hay. No hay profundidad en los reportajes… ni tampoco interesa.

Me encanta ver como mi trabajo de más de una década es tirado a la basura por un expertis todoterreno. Ya me gustaría ver como se enfrenta esta gente a sus emociones, a sus frustraciones, impotencias, a sus fracasos, a sus miedos más íntimos, a la soledad, a sus patrones más destructivos, a sus adicciones, a las criticas suyas y de los demás (que no entienden porque estás haciendo eso), a tus padres, a la autoridad, a tus cambios de creencias más arraigas, a tus pensamientos, a tus horas de estudios para comprender al ser humano desde otra perspectiva a la tradicional, a hacer frente a tus deseos más profundos, a tus celos o envidias, a tu sombra, esa que tanta energía gasta uno para ocultarla. Horas y años de meditación, de yoga, chi-kung, espaguiria o cualquier disciplina que no se pueden medir sus beneficios hasta que lo practicas pero que quien lo ha practicado sabe del sacrificio, esfuerzo y disciplina que hay que tener toda tu vida para saber de la misma y por lo tanto poder decir lo que se piensa. Desde la barrera es muy fácil opinar pero ay, si te dan el capote…

Lo valiente es hacer una investigación profunda y desde una premisa neutral y objetiva informar que no hablar sobre todos los temas o terapias pseudocientificas. Pero para hay que mojarse y hay que dedicarlo tiempo, esfuerzo y no juzgar de antemano y esto veo que lamentablemente está de capa caida, por lo menos en esta pais.

Stop al Bullying a las terapias alternativas, new age, astrologia, tarot, etc porque es  de cobardes opinar y machacar al débil para reforzar tu autoestima y poder quedar de listo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *